Archivo del Autor: sparral

Sara, 21 meses


A Sara le encantan las pulseras, las diademas, los relojes, los zapatos y las bolsas y bolsos de cualquier tipo, género y tamaño.

Es guapa, lista y muy divertida. Cuenta del 1 al 10, reconoce los colores (afún, vedde, rojo, illo, egro, balnco, anja, guis), dice una cantidad incontable de palabras (incluso reconoce algunas cuando las ve escritas) canta, baila, sube y baja escaleras, camina de puntillas, hace pompas de jabón, pinta y, últimamente, intenta dibujar caracoles.

Le gusta el salmorejo, la cebolla, la fruta, las lentejas y los garbanzos, el “mamón”, la tortilla, la pasta, la carne y el pescado. No le gustan los quesitos ni el flan. Le moslesta que le toquen los dedos de los pies. Tampoco se deja dominar: no le gusta que la agobien.

Le encanta jugar con niños mayores, los animales (todos, hasta las moscas), caminar por la calle de la mano, jugar con la arena de la playa, atrapar muñequitos en la piscina, dar de comer y dormir a las muñecas o sentarlas en el orinal. Y está obsesionada con Dora y con “Bo Sponja”.

Dice cookie, cupcake y bye-bye, maneja el iPhone mejor que yo, se tira por el tobogán, le encanta que le haga cosquillas y juegue con ella, nos da besos y abrazos, habla por teléfono con sus abus…

Aún no conoce los caramelos, ni las piruletas, ni las chucherías (excepto algún Aspito cuando hay cumple en la guarde). Tampoco come aceitunas ni cosas con demasiada sal. Desayuna, come, merienda y cena siempre a la misma hora. Duerme la siesta, disfruta como una enana en el baño y se duerme sobre las ocho y media sin llorar. Y si algún día se duerme más tarde, es por mi culpa. ¡Hasta va contenta a la pediatra y se rie cuando le toca la barriguita!

Tenerla, por supuesto, me ha cambiado la vida… a mejor, a mucho mejor, sin ninguna duda.

Paso seis horas todas las tardes con ella despierta (los findes de semana, unas 12) y se me hace corto el tiempo: disfruto cada segundo de sus ocurrencias.

Soy contradictoria: quiero protegerla de todo y darle alas, quiero que no se separe ni un segundo de mí (me cuesta muchísimo aún separarme de ella) y que sea independiente, quiero que elija siempre y que nunca se equivoque…

Pero lo que tengo claro es que quiero respetarla (espero que, así, ella nos respete) y que quiero, por encima de cualquier otra cosa, que siga siendo tan feliz, simpática y divertida.

20130809-211342.jpg


Abuí


Mi peque llama a las pinturas abuí: quiza de bolibuíabuí. Las pide con frecuencia e insistentemente. Le da igual si son ceras para garabatear -y morder-, lápices de colores, rotuladores… Bueno, no, tiene unas abuí preferidas: la pintura de dedos. Le encanta meter la mano hasta la muñeca en el bote y esparcir la pintura por el papel, el lienzo, el cristal de la mesa, el sofá… Después, amasa los colores, les da golpecitos, los lava con una esponja o los extiende con un pincel.

Evidentemente a mí, que soy su orgullosa mamá, sus cuadros me parecen los más bonitos del mundo. Hace lo mismo que Pollok pero de una forma natural, sin conceptualizarlo previamente. A sus 15, 16, 17 meses lo que hace es jugar, experimentar, aprender… Como cuando se quita el zapato y el calcetín y saca el pie desnudo por debajo del plástico de la silla de paseo para que se lo moje la lluvia o cuando se vuelve loca por tocar y morder un cubito de hielo. Por eso me gusta verla pintar y garabatear.

También me gusta enseñar sus cuadros a familiares y amigos y comentarlos en su presencia. Creo que para ella es importante saber que valoramos sus creaciones, me gusta pensar que estoy potenciando su autoestima, su imaginación, su creatividad. De ahí viene la primera idea de crear algún sitio en el que sus cuadros puedan ser vistos y comentados por más gente.

Esa idea inicial ha cobrado vida en una página de Facebook que pretende convertirse en una especie de museo, una sala de exposiciones virtual de las pinturas y dibujos no solo de Sara -mi peque-, sino de todos los bebés, niños y niñas a los que les gusta jugar con las abuí. Porque hay muchos más papás y mamás orgullosos de sus peques y porque ellos son resalaos y tienen mucho arte 😉

Si quieres que el dibujo o la pintura de tu hijo (entre 0 y 4 años) aparezca en esa página, envíanos un mail a museobebes@gmail.com. Por favor, añade la siguiente información: título de la obra, nombre del artista, edad y técnica utilizada (por ejemplo: pintura de dedos sobre papel).  Por favor, que no aparezca el niño/a -a no ser que no se le vea la cara- porque eso obligaría a firmar papeles para autorizar el uso de la imagen de un menor y… se dificultaría mucho la gestión de la página.

Gracias y saludos a todos. Espero que os guste la iniciativa.


Mujer o violín


Mujer, violín o mujer-violín?

20130320-211707.jpg


Se acerca


Qué ganas de primavera

20130306-070435.jpg


Vida


20121108-204643.jpg

Ahí estás: pequeña y tan grande al tiempo, verde como solo la vida puede ser verde -pese a llevarle la contraria a Lorca-, feliz, despreocupa, inocente, bella.

En tu primer cumpleaños quiero repetirte que te quiero, princesa.


Vuelve el otoño


20121108-201100.jpg

Color, calor, besos.


Dándole a las agujas


 

Me encantan los dibujos de Aurora Cascudo. Cuando los veo me dan ganas de afilar el lápiz o comprar acuarelas, a pesar de saber de sobra que ni el dibujo ni la pintura son lo mío. Pero el otro día hablamos de manualidades, de calceta y ganchillo, y decidí intentarlo. Además, me habló de un proyecto interesante y que me servía de excusa para empezar.

Es una iniciativa de la asociación Implicadas/os no Desenvolvemento (aquí su página de facebook) para recaudar dinero para una buena causa. Se trata de reunir 200 rectángulos de lana tejidos voluntariamente para hacer una colcha que se sorteará el 18 de febrero. De la venta de las rifas (a 2 euros) es de donde saldrá el dinero para que la asociación pueda seguir trabajando por unas mejores condiciones de vida para muchas mujeres en la India (si quieres más información, puedes visitar su blog y/o su página web).

El caso es que mi rectagulito ya está terminado. Y hay ya muchos más. ¿Quieres verlos? Solo tienes que hacer clic aquí.