Archivo de la categoría: Geneaología

Fotos recuperadas del olvido


Un buen día, cogí la guía telefónica (on-line) y me puse a buscar todos los abonados apellidados Parral en España. Y les llamé. De ahí surgieron varias coincidencias: una descendiente de mi tío bisabuelo, una prima y un primo carnales de mi madre, una descendiente del hermano de mi tatarabuelo… Gracias a ellos he conseguido algunas fotos de mis antepasados. Otras, mucho más fáciles de conseguir, han llegado de mis tíos paternos o de mi abuela materna. Para mi todas son caras recuperadas del olvido.


Mis tatarabuelos, Justo Parral Cristóbal y Constanza León Calvo, naturales de Ateca, Zaragoza.


Mi tío tatarabuelo (hermano de Justo), Luis Parral Cristóbal.


Mis bisabuelos Juan Duque Arroyo y Mariluz Verdejo Poliz, naturales de Fuensaldaña, donde está tomada esta foto. Él trabajaba como jardinero en el Ayuntamiento de Valladolid. Ella regentó una casa de comidas, un merendero, conocido como Casa Luz o el ventorro de la Valentina, en la carretera de Cigales.


Mi bisabuela Emiliiana Prieto de la Torre, natural de Villalobos, Zamora, aunque residente en Valladolid, al menos cuando nació mi abuela Paula.


Victoriano Parral León


Esta es la única foto, si no recuerdo mal,  que mi abuelo tenía en su habitación. Es su padre, Victoriano Parral León. Siempre la tuvo, enfrente de la cama, en un lugar privilegiado. Recuerdo verla, siendo niña. Estaba amarilla y rasgada. Pero me llamaba la atención la imagen de aquel señor con el bigote peinado hacia arriba.

Mi bisabuelo nació en Ateca, provincia de Zaragoza, el 6 de marzo de 1878. Su partida de nacimiento (libro quinto, sección de nacimientos, folio 6 vuelto, nº 35) dice textualmente:

“En la Villa de Ateca, provincia de Zaragoza, a las nueve de la mañana del día 7 de Marzo de 1878 ante D. Alejandro Aznar, Juez Municipal, y D. Hermenegildo Hueso, Secretario, compareció con su cédula personal D. Justo Parral, natural de esta Villa, término municipal de la misma, provincia de Zaragoza, mayor de edad, de oficio comerciante, domiciliado en ella, calle de la cárcel número 1, presentando con objeto de que se inscriba en el Registro Civil un niño, y al efecto, como padre del niño, declaró: Que dicho niño nació en la casa del declarante el día 6 del actual y hora de las cinco de la mañana. Que es hijo legítimo de D. Justo Parral, de 26 años de edad, y de Dª Constancia León, natural de la misma, de 25 años de edad, dedicada a las ocupaciones propias de su sexo, y domiciliada en el de su marido. Que es nieto por línea paterna de D. Justo Parral, natural de la misma, Propietario, y de Dª Teresa Cristóbal, natural de esta villa, de 48 años de edad, y por línea materna de D. Vicente León, de 60 años de edad, carcelero, natural de Villalengua y de Dª Anastasia Calvo, ya difunta. Y que al expresado niño se le había puesto el nombre de Victoriano Olegario Vicente. Todo lo cual presenciaron como testigos D. Miguel Joven y Ramón Joven domiciliados y naturales de esta villa. Leída íntegramente esta acta e invitados a leerla por si los que la han de suscribir, se estampó en ella el sello del Juzgado municipal y la firmaron el señor Juez, el declarante y los testigos.”

Los padres de Victoriano, mis tatarabuelos Justo Parral Cristóbal y Constanza León

Mi bisabuelo, Victoriano Parral León, ingresó en el cuerpo de prisiones, mediante examen, el 30 de mayo de 1898, en la categoría de Vigilante de 3ª clase, con destino en Ateca y sueldo anual de 700 pesetas. Su toma de posesión la certifica su padre, mi tatarabuelo, Justo Parral, que en aquella época era alcaide de la cárcel de Ateca, y dice así:

“Ilmo Sñ.
Tengo el honor de participar a V.I que con esta fecha he dado posesión al Vigilante de esta Cárcel, D. Victoriano Parral el cual ha sido nombrado por esa dirección. Ateca, 17 de junio de 1898. Justo Parral. Al Ilmo Sñ Director General de Establecimientos Penales.”

El 21 de agosto de 1901, Victoriano Parral León, causa excedencia en el cuerpo.

Dos años después pide volver al servicio y el 23 de diciembre de 1903 toma posesión como Vigilante de la Prisión Preventiva de Calatayud.

El 24 de marzo de 1906 es nombrado vigilante de 2ª clase, con sueldo anual de 1.125 pesetas, y destino a la Prisión Preventiva, Correccional, Aflictiva y Celular de San Miguel de los Reyes, de Valencia. El 19 de abril de 1906, Esteban Higueras, desde la cárcel de Calatayud, escribe al Director General de Prisiones. El escrito tiene interés porque nombra al padre de Victoriano, es decir, a mi tatarabuelo Justo Parral Cristóbal. Dice así:

” 19 de abril de 1906. Iltmo. Sñ. Tengo el honor de manifestar a V.I. que en el día de hoy ha cesado de prestar sus servicios en esta prisión el vigilante de tercera de la misma, Don Victoriano Parral León, por haber sido ascendido al empleo inmediato con fecha 24 del pasado Marzo y destinado a la aflictiva de San Miguel de los Reyes de Valencia. Al propio tiempo debo manifestar a V.I. que el único vigilante que queda en esta prisión, Don Justo Parral Cristóbal, también ha sido destinado con ascenso a la Preventiva de Zaragoza, queda prestando sus servicios en esta Prisión hasta tanto V.I. nombre el nuevo personal o ordene lo que crea más conveniente.”

El 24 de junio de 1907 se le concede licencia por 30 días por enfermedad.

El 3 de enero de 1908 asciende a vigilante de 1ª con destino a la Prisión Aflictiva del Puerto de Santa María. Pero un mes más tarde la dirección general de prisiones resuelve que preste servicio con igual carpo y sueldo de 1250 pesetas anuales en la Cárcel de San Miguel de los Reyes.

El 30 de noviembre de 1909 pasa, con igual cargo, a la Aflictiva de Cartagena. Toma posesión el 1 de marzo de 1910. En los meses de febrero y marzo de 1910 hay unos disturbios en la prisión de Estado de Cartagena. Su actuación, como vigilante de esa prisión, es recompensada con una medalla Penitenciaria.

El 8 de enero de 1912 toma posesión del destino de vigilante de 1ª en la prisión Correccional de Zaragoza. Tendrá una baja de 70 días por enfermedad en agosto de 1911. Cesa el 24 de abril de 1914, cuando se encontraba suspenso de empleo y sueldo por la Junta de Disciplina con fecha 20 de diciembre de 1911, y confirmada dicha suspensión por el centro directivo el 26 de diciembre del mismo año.

El 17 de octubre de 1914 toma posesión del cargo de vigilante 1º de la Prisión Central de Tarragona. Cesa temporalmente el 19 de mayo de 1915, a fin de poder asistir a los exámenes de ingreso en la Escuela de Criminología el día 21 de mayo. El 2 de octubre de 1915 le vuelven a dar como destino la prisión central de San Miguel de los Reyes.

El 27 de noviembre de 1917 cesa en San Miguel de los Reyes, por haber sido trasladado a la Celular de Valencia.

El libro Las Prisiones de Valencia y su provincia, de Gustavo Landrón y Acosta, del año1917, hace referencia en la página 137 a Victoriano Parral León. Dice así:

Gimnasia Sueca.

También se ejecutan ejercicios de gimnasia en la Prisión que nos ocupa, merced a la iniciativa de su director.

El número de los reclusos que componen la Sección gimnástica asciende a 450, estando ésta a cargo del Sr. Ayudante accidental D. Victoriano Parral.

Mucho pudiera hablarse del excelente resultado de estos ejercicios, pero las muchas materias de las que trata esta obra y lo reducido de la misma, nos obliga a ser lacónicos.

Antes de empezar a hacer gimnasia, se procedió a la medición torácica y peso de los penados elegidos para tal fin.

Después de 6 meses de ejercicio, no diario, efectuóse la misma operación, obteniendo un aumento medio de 2 centímetros en el tórax y de medio kilo en el peso.

A juzgar por la actitud de los gimnastas, no fueron sólo éstos los beneficios obtenidos, pues su agilidad y fuerza muscular habían aumentado de una manera sorprendente, había más risa, más alegría en sus caracteres, revelaban más deseos de comunicarse con sus compañeros y mayor gallardía en sus actos locomotivos.

No es difícil el deducir los grandes beneficios higiénicos que tales prácticas han llevado al organismo del gimnasta. Muchos pulmones vivían comprimidos, no podían desarrollarse, y hoy tienen holgura, respiran fuerte y sin fatiga, reciben oxígeno en abundancia, en mayor cantidad que antes.

El 21 de diciembre de 1917, Victoriano Parral León es promocionado, por antigüedad, a Jefe de 2ª con destino a la prisión del partido de Saldaña, con sueldo anual de 3.000 pesetas.

El 13 de febrero de 1920, pasa a la prisión de Cifuentes.

El 28 de octubre de 1921, toma posesión de la Jefatura de la prisión preventiva de Calatayud.

En 1928 pasa a prestar sus servicios en la prisión de Nájera, con el sueldo de 3.500 pesetas anuales. En diciembre comienza a cobrar 4.000 pesetas anuales.

El 28 de octubre de 1931 le trasladan a la provincial de Logroño. Toma posesión, con el cargo de Oficial, el 19 de noviembre .

El 2 de enero de 1933 asciende a la categoría de Jefe de Prisión de Partido del Cuerpo de Prisiones, con el sueldo anual de 6.000 pesetas. Sigue en Logroño.

El 14 de agosto de 1933 toma posesión del cargo de Jefe de la Prisión de Ortigueira.

Victoriano Parral León fallece el 10 de noviembre de 1935. Fue enterrado en Ortigueira. Dejó viuda, Basilia Andrada Ventura (Madrid, 1880 – Barcelona, 19??) y seis hijos: Luis, Juan, José, Victoriano, Justo, y Vicente Parral Andrada. El último, Vicente, es mi abuelo materno.

El 19 de noviembre de 1935 el juez de instrucción de Ortigueira puso un telegrama a la atención del subdirector de prisiones que decía lo siguiente:

“Ha fallecido esta mañana jefe prisión de este partido Victoriano Parral quedando aquella sin personal como medida urgente adpotose la de establecer vigilancia por un empleado municipal que servia suprimido deposito ruegole provea mayor brevedad pues hay en prisión cinco reclusos.”